Los peces también se mudan

Cuando llega el momento de mudarse, no solo quieres que lleguen tus pertenencias en buen estado sino que quieres que tus mascotas también lleguen sanas y salvas. Es cierto que dependiendo del animal que se tenga como mascota la dificultad del traslado puede aumentar porque no es lo mismo vivir con perros o gatos, que vivir con animales acuáticos como los peces.

Trasladar un acuario puede suponer un esfuerzo extra, ya que, hablamos de un proceso delicado que necesita una calculada logística para que ni los peces, ni el acuario sufran ningún tipo de percance por el camino. Lo primero que debes hacer cuando hay que trasladar un acuario es disponer de un lugar adecuado para poner a los animales, ya sean, bolsas de plástico transparente o recipientes de metacrilato. Cuanto mayor sea el tamaño del pez, mayor tendrá que ser el tamaño del recipiente en el que se le deposite y será necesario controlar la cantidad de oxígeno. Para las plantas acuáticas que decoran el acuario, si están vivas, tendrás que guardarlas en bolsas de plástico con agua, ya que, no suelen durar mucho tiempo si se encuentran fuera del agua, si el traslado es corto, entonces también puedes guardarlas envueltas en un periódico húmedo.

Y cuando ya tenemos los peces y las plantas a buen recaudo, entonces llega el momento de desmontar el acuario con mucho cuidado para que no sufra roturas que arruinen el acuario. Cuando ya esté en su nuevo lugar, solo tendrás que volver a montarlo y llenarlo con sustrato y agua, antes de introducir una planta o un pez, tienes que hacer un reconocimiento de la temperatura y de los valores del agua. Cuando esté todo correcto será el momento de meter las plantas y los peces con suavidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *