Empaqueta una bicicleta

El verano prácticamente ha terminado para la mayoría de los españoles y con la llegada a su fin también terminan, para muchos, esas actividades que durante las vacaciones uno puede disfrutar pero que durante el resto del año tiene que guardarlo porque no tiene el tiempo suficiente para poder practicar esas actividades veraniegas.

Concretamente hablamos de las bicicletas porque aunque últimamente se han vuelto a poner muy de moda y son muchas las personas que las utilizan para desplazarse por sus ciudades, la gran mayoría tiene que guardarla y esperar hasta sus próximas vacaciones para poder disfrutar de ella. Para que puedas seguir utilizando la bicicleta de temporada estival en temporada estival sin ningún problema, la clave está en empaquetarla de forma correcta:

  • Primero: lo primero que debes hacer es buscar una caja de cartón lo suficientemente grande como para que entre cómodamente tu bicicleta. De esta forma evitarás que el polvo se le acumule y el desgaste por la climatología: viento, humedad, etc.
  • Segundo: el siguiente paso que debes dar es sujetar parte de la bicicleta, es decir, coges unas bridas, giras el manillar y lo unes a la parte exterior de la bici. Con el sillín y con los pedales haces lo mismo.
  • Tercero: desmonta las ruedas y desínflalas, para que no se dañen las cámaras de aire del interior de los neumáticos de la bicicleta, colócalas dentro del cuadro de la bici.
  • Cuarto: por último y para no dejar ningún cabo suelto, cubre el cuadro de la bicicleta con plástico de burbujas o con tubos de cartón para evitar cualquier arañazo.

Aunque si consideras que vas a necesitar ayuda profesional para embalar los objetos que solo utilizas durante el verano, contacta con nosotros porque estamos capacitados para empaquetar y trasladar cualquier objeto sin importar su tamaño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *