La tradición del 1 de mayo en Nueva York: El «moving day»

Hay tradiciones que son carentes de toda lógica. Este hecho se confirma si echamos la vista atrás dos siglos y nos detenemos en el uno de mayo de cada año. Este día los estadounidenses armaban un sarao importante en la ciudad, conocido como El «moving day». 

La Gran Manzana se convertía en una continua marcha de carros de caballos llenos hasta los topes de enseres debido a que terminaba el contrato de los inquilinos que vivían de alquiler. Por ello, todos ellos retrasaban la fecha de la mudanza al famoso uno de mayo para buscar una vivienda nueva a la que llevar todas sus pertenencias.

El origen tan peculiar del «Moving Day» se remonta al uno de mayo de 1626. Fue precisamente ese día cuando un grupo de colonos holandeses pusieron rumbo hacia Manhattan.

Un mes después de que los holandeses llegaran a Manhattan compraron a los inocentes nativos americanos la isla a cambio de una roñosería y se asentaron en la región. El trueque les pareció tan cómico que decidieron convertir la fecha en tradición.

De esta forma nació el «Día de la mudanza» (en español). Sin embargo, la curiosa práctica que no generaba ningún problema cuando la ciudad no era muy grande se transformó en un auténtico caos de procesiones de carros, objetos y personas un siglo después debido al aumento masivo de la población. A ello se sumó el hecho de que los caseros eligieron por tradición ese día para que terminara el contrato de arrendamiento de sus inquilinos. ¡Mala idea!

¿Te lo imaginarías ahora? pues nada más lejos de la realidad, en la actualidad se siguen viviendo “Días de la mudanza” cada final de mes, ya que nos encontramos con la misma situación de finalización de contratos de alquiler en una misma fecha.

Para evitar este caos, recomendamos que las personas adelanten o atrasen su mudanza para no hacerala en los últimos días del mes y si eso no es factible, que por lo menos contacten con antelación a la empresa de mudanzas para poder fijar unas condiciones y fechas con tiempo suficiente.

Foto: ABC.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *